Educación

Disciplina, palabra de orden

Por Humberto J. Bomnín
 

No existe actividad que pretenda alcanzar éxito sin la presencia y ejercicio de la disciplina.
 
Reflexionemos fundamentalmente los padres, profesores y educadores sobre las implicaciones que abarcan la observancia responsable...

Leer más...

¿Qué sabemos sobre pedagogía familiar?

Por Humberto J. Bomnin
 
 
Meditando sobre esta extraña paradoja me movió el interés por escribir sobre la extraordinaria importancia de la pedagogía familiar.
 
Aquí en Cuba, durante más de 45 años, no fue ni aún es tenida en cuenta suficientemente la importancia y el papel determinante de la familia en la educación.

Leer más...

Nuestros pensadores (II). Siglos XVIII y XIX

Francisco de Arango y Parreño

Por Héctor Maseda Gutiérrez 

    

Francisco de Arango y Parreño nació en La Habana y murió en la misma ciudad (1765-1837). Cursó estudios de Humanidades y de Derecho Civil en el Real Seminario de San Carlos y San Ambrosio, y en la Universidad de La Habana, respectivamente.

Leer más...

La persona y sus valores

Por Rosalia Viñas Lazo
La persona
Se puede definir «persona» como “ser dotado de razón, consciente de sí mismo y poseedor de una identidad propia”1.

Leer más...

Nuestros pensadores (I)

Por Héctor Maseda Gutiérrez  

La intelectualidad cubana de los siglos XVIII, XIX, XX y XXI y el aporte que nos legaron con sus ideas, conceptos, principios y definiciones expuestas en sus respectivas obras, ha constituido un factor importante en la conformación esencial de la nacionalidad cubana;

Leer más...

La educación en Cuba: los cambios que necesita.

Por Karina Gálvez
Image
Es cierto que los cambios son siempre un reto y aceptarlos depende en gran medida de la flexibilidad de las mentalidades. Pero su efecto y el modo en que se produzcan determinan la actitud con que estos cambios son asumidos: se participa en ellos o se rechazan.

Leer más...

La Educación en Cuba: comenzar por el principio

Por Livia Gálvez.
Image
Estoy a favor de los cambios. Sobre todo cuando estos se imponen. Los apruebo siempre que se hagan en pos de mejorar, de avanzar, de trascender, y de manera gradual. Claro que son buenos algunos cambios. Algo se mueve, trae discrepancias, votos a favor, en contra… mil cosas más. Pero se mueve y eso es bueno.
El sistema de educación cubano se revuelve. Para nadie o para casi nadie es un secreto el deterioro notable que presenta este sistema. Ya estaba demostrado que el nivel alcanzado en este sector casi llega a ras de suelo.

Leer más...

Enseñanza gratuita: Deuda eterna

Por Sironay González y Rodríguez
En Cuba todas las escuelas e instituciones de enseñanza son propiedad del Estado, al cual no hay que pagarle a fin de mes, ninguna suma de dinero por la instrucción que se recibe en sus centros educacionales. El Estado financia la educación. Al final te haces universitario o técnico y no tuviste que gastar ni un centavo en las escuelas donde te formaste. Pero sí hay un precio, hay que pagar con algo todo el conocimiento que recibiste, algo que te convierte en eterno deudor del gobierno: pagas con tu libertad.
El llamado alumno integral, surge en un momento en que había que haber trabajado más en la ortografía o en las matemáticas de los estudiantes preuniversitarios, para acceder a la universidad. Una larga lista de objetivos a vencer se les entregaba a los jóvenes que querían ingresar en los estudios superiores, que de no cumplir se les retiraba el derecho a la carrera.

Leer más...

Política educativa. Los bandazos del método.

Por Jesuhadín Pérez Valdés
Se redujeron las pruebas de ingreso, se facilitaron los accesos a determinadas carreras, se modificaron los sistemas metodológicos y evaluativos, se suspendieron exámenes, se asalariaron estudiantes. Una verdadera revolución dentro de otra. ¿El objetivo? Muy simple: producir graduados. Sí, porque aquí todo se hace en grande o no se hace. Después del fracaso, el salto… al otro extremo.
Acá se presumía de tener, un altísimo nivel de conocimiento profesional. Un montón de gente encantadora con más de cuatro dedos de frente. ¡Pero cuatro dedos con cuño y membrete, sin susto! Nuestros centros se encargaban del aval. Pero no era suficiente. Los objetos de presunción antiguos, el azúcar, el níquel o el turismo caían precipitadamente en desuso, por lo que, había que hacer de todo con tal de que “más” fueran graduados.

Leer más...

Foto de 'a pie'

 

Galería "Jesús Gastell Soto"

 

Nuestro Blog

Blog

Síguenos: @convivenciacuba

twit

Nuestro Facebook

Facebook-Icon

Grupo Consultores

consultores

Presentación del Libro Ética y Cívica en Madrid

Presentación del Libro Ética y Cívica en Miami

De Cuba a Belén

decubaabelen