Cultura

Música - El rap fue creado para la libre expresión

Entrevista al grupo “La Invaxión”
Por Jorge Guillén García
 
Integrantes del grupo de rap La Invaxion. De izquierda a derecha: Yusniel Alonso, William Chávez, Erick Cepero y Reinier Morejón.
Hace algún tiempo, cuando dos jóvenes decidieron crear el dúo de rap “Del Fango”, pocos creían en ellos, entre los que me incluyo. Era el momento en que todos querían ser músicos o cantantes y fueron muchos los que crearon diferentes proyectos, no solo de rap, también de salsa y sobre todo de reggaetón. Todas fueron quedando en el camino, salvo “Del Fango”, que con mucho sacrificio y talento mantuvo una peña por tres años ininterrumpidos, generando muchas expectativas. Recuerdo aquellos viernes en que todos los jóvenes del pueblo, raperos o no, estaban pendientes de su peña, a pesar del pequeño espacio en que se presentaban y de ser solo dos músicos y un DJ. Se formaba tremendo revuelo pues también las autoridades se movilizaban y estaban presentes hasta el final… por si acaso. En más de una ocasión fueron detenidos. El motivo: cantar sus verdades. Luego agrandaron el grupo y se llamaron “La Invaxión”. Hoy gracias a Dios, se está reconociendo su talento por el bien del rap. Que esta entrevista sirva para dar a conocer a los lectores de Convivencia esta formación de jóvenes que creen que la música sirve para decir la verdad que viven.  
¿Cuánto tiempo llevan trabajando y cuántos son sus integrantes?
Todo comenzó en el año 2008, a raíz de la creación del dúo “Del Fango”, que en esencia, lo conformábamos Reinier Morejón Hernández (Black Soul) y Yusniel Alonso Cepero (El CP). Luego de un año de presentaciones en este formato surgió la idea de crear un proyecto más amplio que incluyera otros medios de comunicación social, el cual vio la luz un año después en 2009 y al que bautizamos como “La Invaxión”, integrado por los antes mencionados, incluimos en el grupo a Erick Cepero (DJ Erick) además de William Chávez (El gordo William) y Jorge Rafael (MBSK), estos dos últimos, del municipio de Consolación del Sur de nuestra provincia.
¿Creen que el hip hop en Cuba cuenta con el apoyo y la difusión necesaria para su desarrollo?
Lamentablemente no cuenta con el apoyo necesario de las instituciones para promover el movimiento, al igual que no se trabaja a favor de engrandecer otros géneros auténticos como el son, el chachachá, el bolero, etc. Los medios de difusión brindan muy pocos espacios para nuestro desarrollo como artistas.
¿Desde hace algún tiempo se oye hablar de “Invaxión a Occidente”? ¿Qué significa este proyecto?
Al principio nos concebimos como “La Invaxión a Occidente” desde una expectativa propia, a modo de dar a conocer a Cuba y al mundo que en nuestra región existía un movimiento rapero fuerte con el interés de crear y expandirse, esta también era la idea que teníamos para el título del demo, aunque después decidimos cambiarlo a “Ofensiva Uno” ya que fue este nuestro primer intento real de promovernos a una escala mayor como nuestra primera producción, nuestra primera lucha. Desde este momento decidimos adoptar para el proyecto el nombre de “La Invaxión”.
Existen dos vertientes en el rap, una comercial (menos comprometida), y otra que tiende más a las denuncias sociales. ¿Con cuál de ellas se identifican más? ¿Por qué?
El rap siempre ha atendido a las urgencias de cada exponente, tanto artísticas como humanas, ante todo y cabe aclarar que desde su nacimiento fue creada para la libre expresión, definitivamente es un género de denuncia social, sin llegar a extremos ni ser parcial, trata simplemente de señalar los problemas sociales que destruyen la sociedad que tratamos de construir. “La Invaxión” representa la presencia de una generación que se empeña en dar voz a quien no la tiene, así como todo aquel artista del movimiento hip hop que es comprometido a su concepto.
Tenían una peña muy activa llamada “Micrófono Abierto”. ¿Qué pasó con ella?
¡Sin dudas era nuestra casa!... un espacio propio y real en el cual podíamos ser nosotros mismos frente a nuestro amigos y familiares, personas que nos conocían y otras que no tenían siquiera idea de qué hacíamos encima de aquel escenario. Por esta peña pasaron muchos de los mejores exponentes del género, verdaderos maestros de ceremonias de la música rap en Cuba, artistas como Los Aldeanos, El Continuo, Silvito el Libre, Mano Armada, entre otros. Lamentablemente, después de tres años de ininterrumpida actividad, fue intervenida y censurada por la Seguridad del Estado de la localidad, además del abandono de las instituciones culturales, las cuales nos volvieron la espalda de la noche a la mañana. A partir de este momento nos prohibieron volver a cantar en nuestro municipio, vale recordar que de esta forma también privaron al público del único espacio cultural que funcionaba.
Acaban de ganar un premio Lucas al Mejor Video de hip hop. ¿Qué significa esto en su carrera? ¿Han conquistado otros premios?
Anteriormente tuvimos el privilegio de ganar en dos ocasiones consecutivas el premio a mejor Making Off en la 3ra y 4ta edición del Festival “Puños Arriba” por el disco “Vidas sin Doblez” del dúo “Del Fango” y por el disco “Insomnio” de “La Invaxión”. Ganar este premio Lucas al Mejor Video hip hop representó una enorme satisfacción para el grupo, un reconocimiento verdadero al sacrificio y al empeño a pesar de tantos años de incomprensión, censura, hostigamiento por parte de aquellos que no entendían ni compartían nuestra visión del arte, aquellas personas que no creían en nosotros.
Después de haber tenido la experiencia -durante dos años- de censura por parte de la policía y el Partido, ganan un Lucas y acto seguido los invitan a presentarse en el Parque de Candelaria. ¿Qué sucedió y a qué creen que se deba esta invitación?
Irónicamente fue necesario ganar un premio nacional para poder reencontrarnos con nuestros seguidores, para volver a cantar en nuestro suelo. A pesar de la resistencia de las instituciones y la negativa de los dirigentes del municipio, el pueblo clamaba por ver al grupo presentarse nuevamente pues era ilógico que hubiésemos sido reconocidos nacionalmente y que el gobierno de la localidad se opusiera a brindarnos un espacio para actuar.
¿Pertenecen a alguna empresa o institución musical? ¿Han podido contar con el apoyo de alguna de ellas?
No somos parte de ninguna institución, no formamos parte de nada, simplemente somos aficionados, artistas empíricos y autodidactas, ninguna institución nos ha acogido a pesar de los logros que hemos alcanzado hasta el momento.
¿Haber ganado este premio puede ser utilizado por el gobierno para que abandonen la denuncia social por la que fueron censurados?
Pensamos y estamos seguros de lo que sentimos, y así lo expresamos en nuestra música, en nuestro arte, sin renunciar a lo que somos, sin permitir que nos utilicen ni que nos callen. Este premio no es ni será la zanahoria para que nuestra identidad cambie de rumbo. Si desean aceptarnos y promocionarnos será solo de esta manera, en la misma esencia de la verdad y la libertad que expresa nuestro arte.
¿Piensan que a partir de este premio les permitan reabrir su peña?
En realidad se nos ha acercado algún funcionario de la Casa de Cultura prometiéndonos un concierto en medio de las festividades por el día de la Candelaria, sin embargo, de reabrir la peña nadie ha mencionado nada, ni siquiera podemos albergar la idea de que regresarán esos días.
¿Con cuántos discos cuentan en su haber y cómo los han hecho?
Hasta el momento contamos con tres discos y dos Mixtapes, todos han sido producidos de manera independiente, incluso bajo nuestra propia producción en varias ocasiones y no siempre con las condiciones óptimas, sin embargo, no hemos perdido el enfoque de nuestras expectativas y seguimos trabajando incansablemente en la creación de más música con sentido.
¿Desean aprovechar la oportunidad que les brinda Convivencia para mandar un mensaje a sus lectores de Cuba y el Mundo?
Queremos agradecer al equipo de Convivencia por este espacio que nos han regalado para mostrarle a Cuba y al mundo lo que representa “La Invaxión”, que a pesar de todo luchamos porque este impulso musical no se detenga y llegue a toda persona que lo necesite. Deseamos que todo aquel que se identifique con nuestro movimiento, con nuestro trabajo, encuentre en él la vía que encauce sus verdades, sus pensamientos y sus días. Que sepan que en Occidente, a pesar de los obstáculos, continúa “La Invaxión”.
----------------
Jorge Guillén García
(Villa Clara, 1968)
Laico católico.
Fundador de la Comisión Católica para la Cultura en Pinar del Río (1987) y del Centro de Formación Cívica y Religiosa (1993)